Nuevamente tuvimos el privilegio de contar con Daiyu Takeda sensei en chile, esta vez fue una visita express de poco menos de una semana,  todo concentrado en muy poco tiempo pero muy intenso, al mas puro estilo japonés.

Los entrenamientos comenzaron el día jueves de madrugada, una clase especial para Yudanshas se había acordado.

Todos estábamos muy temprano en el dojo, era de noche aún, se podia respirar que lo que se venía estaría muy intenso. Comenzamos con conceptos básicos, cosas que para los japoneses es pan de cada día pero para nosotros un manjar de descubrimientos que nos dejan con tareas por años.

Al final de la clase, puras caras felices y ese ambiente de gozo y expectación de lo que se vendría durante el seminario.

IRIMI – ATARI – MUSUBI – NOBI NOBI

Algunos de los conceptos expuestos esa mañana que luego profundizaríamos en el seminario.

Todo se acomodó para que pudiéramos disfrutar de todas las enseñanzas de este maestro.  Un total de 7 alumnos de Daishizen dojo participando de un seminario, para algunos su primer seminario para otros, otra ocasión de aprovechar al máximo la energía, suavidad y pureza de su trabajo.

Fueron 3 días de intenso aprendizaje, con doble entrenamiento los días sábado y domingo. Una gran oportunidad para entender mas el trabajo de nuestra escuela y mostrarnos los pilares que soportan nuestro estilo.

El cariño y cercanía de Daiyu sensei siempre es bienvenida, generosamente se dio el tiempo de explicar los conceptos y de hacer atogeiko con cada uno de nosotros.

En fin, una semana de entrenamiento concentrado con conceptos que hemos venido trabajando hace años pero que fueron expuestos de una forma bien clara, con ejercicios, juegos y técnicas que aportaron a consolidar lo aprendido.

Los alumnos disfrutaron su carisma , energía y sabiduría, preparándonos como un anticipo, lo que vendrá y enseñará Takeda shihan en noviembre de este año.

Les dejo algunas impresiones y fotos de lo que fue este seminario.

Es gratificante ver como hemos ido descubriendo el camino el Aikido y el manejo de la energía, el seminario viene a confirmar que vamos por buen camino.

Juan Pablo.

Una experiencia gratificante y de crecimiento con mucha energía, aprendizaje y compañerismo.

Vero.

Asistir a un seminario siempre es una aventura. Es energético y demandante, pero también muy entretenido. El ambiente general de camaradería, simpatía y respeto es lo que define la práctica del aikido para mí.

Nico.

Un seminario lleno de enseñanzas y muchas nuevas tareas por realizar, todo junto a un gran grupo de compañeros que otorgan la magia al camino del aikido.

Juan Guillermo.

Mi experiencia en este seminario fue excelente, disfrute mucho cada clase y aprendí demasiado de mis compañeros. Se generó un ambiente de unión. Fue entretenido ver como todos estábamos concentrados tratando de aprender, crecer y mejorar en nuestro camino.

Francisco.

Una experiencia emocionante, que creó una oportunidad de encuentro rodeado de aprendizaje, respeto y reflexión, me motiva a seguir practicando y crecer día a día en el aikido.

Ignacio.

[print_gllr id=2152]

Leave a Reply