Con motivo de su próximo Seminario aquí en Chile (fines de Abril), queremos compartir con ustedes algunos pensamientos de este carismático y excelente Sensei. Estamos muy ansiosos por volver a recibir sus enseñanzas.

La siguiente entrevista realizada a Jean-René Leduc Sensei (6º Dan) apareció en la revista canadiense Ascent Magazine dedicada al Yoga y la Espiritualidad, a cargo de Sarah Truman, en el marco titulado « El cuerpo como herramienta espiritual ».

Ascent: ¿Por qué es el Aikido llamado el arte de la paz?

Jean-René Leduc Sensei: En la filosofía india, la iluminación se compara con un lago tranquilo, sin ondas. Las ondas en el agua, las olas, son los desafíos que enfrentamos en nuestra vida cotidiana. Pero junto a esos retos, hay un sentimiento de mucha tranquilidad por dentro, como un lago en calma. Ése es el espíritu subyacente de Aikido.

A: ¿Por qué el Aikido es considerado un « arte »?

JRLS: El fundador quería traer un arte marcial a la edad moderna. Él estudió diversas artes marciales tradicionales de Japón y luego las sintetizó. El Aikido con seguridad es un « arte » – es intuitivo y creativo. Es como la pintura, pero a través del movimiento del cuerpo. Es como un pincel que utilizarías en un lienzo, del que viene una imagen. En Aikido es lo mismo. El movimiento se llama waza -técnicas. Pero no se puede llegar hasta ahí sólo con las técnicas: con el tiempo tienes que dejar que la mente te lleve más allá de las técnicas, sin forma, fluidamente, moviéndose intuitivamente. Ése es el poder intuitivo del universo y ésa es la belleza de Aikido.

A: ¿Llamaría a eso el Ki?

JRLS: El Ki está en todos los aspectos de la vida, sin Ki no hay vida. Las flores, las plantas, los animales, las personas, todo está cargado de Ki. El punto en Aikido es unificar el Ki individual con el Ki universal. Ése es el punto más importante que el fundador quería lograr: la unificación del individuo con esa energía, la fuerza vital. En el Aikido se practica con una pareja. Si practicamos fielmente, llegamos al punto en que ya no vemos a nuestra pareja como una entidad separada. Él o ella ya no son el « enemigo »; uke y nage se convierten en uno. Con el tiempo, a través de la práctica, nos fusionamos con el Yo superior o conciencia universal, que está dentro y alrededor de nosotros todo el tiempo, sólo tenemos que sintonizarnos.

A: ¿Las enseñanzas surgen del cuerpo, a través de técnicas?

JRLS: Sí, a partir de técnicas en sí mismas. Tenemos que ser diligentes y comprometidos con el fin de conectarnos con las enseñanzas sutiles. Tradicionalmente, en Japón, el Dojo era un lugar donde se practicaba el silencio. No había ninguna razón para hablar. Sólo tienes que practicar con una mente abierta, dispuesto a recibir la energía, no empujar o tirar a tu manera. Cuando empujas y tiras, el compañero es un adversario. Pero en el momento en que armonizas con ella o él, son uno a pesar de que ambos se mueven por su propia voluntad.

A: ¿Puede el Aikido utilizarse en una situación de combate, o es sólo una práctica?

JRLS: Aunque el Aikido se puede utilizar para la autodefensa, es una cuestión muy controvertida. No es su propósito principal. El fundador se oponía firmemente a cualquier tipo de competencia. Antes de morir, llamó a todos sus estudiantes y les pidió que enseñaran el Aikido al mundo, pero sin convertirlo en un arte competitivo. Nunca debe llegar a ser agresivo, violento o de competición.

A: ¿Por qué son tan numerosos los occidentales dedicados al Aikido?

JLRS: Estamos intrigados por el Este, las antiguas enseñanzas y estamos sedientos de este tipo de conocimiento. El Aikido es conocido como el « arte espiritual de Japón » y ha atraído a mucha gente. Sigo pensando que aunque puede haber mucha gente practicando Aikido en el mundo occidental, de hecho más que en Japón, hay muy pocas personas que están entrenando con una profunda orientación espiritual. Fui a Japón con la intención de estudiar Aikido por diez años tal vez, pero yo no tenía ninguna limitación de tiempo. Cuando llegué a Japón, ya había practicado Aikido durante seis años en Boston. No conocía a mi maestro. Llegué y me dijo « bienvenido ». Nunca intercambiamos muchas palabras, y ciertamente no en el tatami, pero fui arrojado todo el tiempo. Los primeros diez años de práctica fueron muy difíciles, moviéndome dentro de mi propia terquedad, soberbia y agresión, nada de eso funcionó porque el Aikido se basa en la armonía. Tirando y empujando sólo se agrava el problema.

A: ¿Cuáles son algunos de los principios del Aikido?

JRLS: Podemos comenzar con el significado de Ai: « armonía », « unidad », « unión ». Mucha gente habla de la armonía, pero no es una cosa fácil de vivir. Hay retos a cada momento del día. Nos enfrentamos con ellos en el trabajo y en las relaciones con situaciones en las que la armonía es necesaria, pero no siempre es fácil. Es por eso que volvemos al Dojo. Para practicar los principios. En el Dojo, los principios se revelan si practicamos seria y regularmente durante un período de tiempo. El principio de la armonía se hace muy evidente, especialmente si estás dispuesto a dejar ir y permitir que el movimiento armónico trabaje a través de ti.

A: ¿Cómo es el Aikido fuera del Dojo? ¿Cómo se aplican los principios en la vida cotidiana?

JRLS: El significado de Dojo es « el lugar donde seguir el Camino ». Ése es el objetivo fundamental, llevar la práctica diaria fuera del Dojo a la vida. Esa es la cosa más difícil de hacer, vivir la propia práctica. En mi propia práctica, poco a poco las sutilezas van quedando, la mayoría de la enseñanza continúa. Pero todavía tengo que trabajar en traerla a mi vida cotidiana. A veces me golpeo la cabeza y digo « ¿por qué eres tan terco? », porque he aprendido los principios y los he saboreado. Pero cuando se trata de mi vida cotidiana cometo los mismos errores una y otra vez. El hombre se cae y luego se levanta, cometemos errores. En el Aikido, caemos continuamente, no sé cuántas veces por clase, sin embargo, volvemos a levantarnos de nuevo. Esto es lo que se necesita para hacer cualquier progreso en el mundo espiritual, entrenar el cuerpo primero, luego el resto vendrá.

A: ¿Cómo Aikido utiliza el cuerpo como herramienta espiritual?

JRLS: Respiramos. Sin embargo, la respiración es mucho más que la inhalación y exhalación de los pulmones. Es mucho más que eso, es kokyu, es el aliento de vida y esa respiración debe estar unida con el respiracíon universal. No soy un hombre iluminado por lo que no puedo hablar acerca de esto. Pero desde mi experiencia estoy empezando a darme cuenta que lo más importante es unificar la respiración con la respiración universal. No hay interior o exterior, todo es uno. Eso es lo último. Yo no estoy allí todavía, pero puedo ver que mi trabajo tiene que ir en esa dirección.

A: Así que se empieza con el cuerpo y luego se puede enseñar a otros niveles?

JRLS: ¿Dónde más podemos empezar? Comenzamos con el cuerpo, esto es lo que tenemos como herramienta. El aprendizaje sólo a nivel intelectual es muy difícil. En primer lugar el cuerpo debe aprender lo básico. Entonces el cuerpo y la mente pueden llegar a ser uno y estar unificados por el espíritu. Nosotros usamos estas palabras, que son palabras separadas, pero con el tiempo nos damos cuenta de que hay un solo sentimiento que las une.

« Si el trabajo sutil del ki no se realiza correctamente, la mente y el cuerpo de una persona se volverán poco saludables, el mundo llegará a ser caótico, y el universo entero será lanzado al desorden. »

Morihei Ueshiba O’Sensei, Fundador del Aikido (1883-1969)

Laisser un commentaire