Artes Marciales & Terapias / Centro integral para el desarrollo humano

Terapias Corporales – masajes terapeuticos – medicina china

Terapias corporales / Somos mente, cuerpo y espíritu.

Terapias corporal hombre recibiendo masaje

Estas tres partes deben de ser integradas para alcanzar el bienestar. Somos un todo, y somos uno con el universo, cuya energía fluye a través de nosotros y con el cual debemos de estar en armonía.

Éste es el enfoque de las Medicinas Alternativas y Complementarias, que no pretenden oponerse ni sustituirse a la Medicina Occidental, sino más bien complementarla, acompañarla y enriquecerla.

En Daishizen contamos con Tuina (masaje terapéutico perteneciente a la Medicina Tradicional China), Reflexología Podal y Reiki.

 

Qué es Tuina?

 

terapias con meridianos de acupuntura

El Tuina es un masaje terapéutico que, al igual que la acupuntura, pertenece a la milenaria Medicina Tradicional China.

Consiste en aplicar distintas técnicas de masaje sobre los meridianos así como presión sobre puntos específicos que influyen en el flujo del Qi (energía vital), ayudando a que éste circule libre y armoniosamente por todo el cuerpo, asegurando nuestro bienestar físico, emocional y espiritual. Según la Medicina Tradicional China, todas las enfermedades son provocadas por desequilibrios y/o bloqueos en el flujo del Qi.

Muchos son los factores que perturban la circulación de la energía a través del cuerpo. Toman la forma de excesos (estrés, exceso de trabajo o de comida) o deficiencias (dieta incorrecta, falta de ejercicio o de sueño).

Las emociones muy fuertes también son consideradas como excesos, pudiendo provocar enfermedades físicas y/o psicológicas. Por ejemplo: una pena prolongada puede llegar a afectar los pulmones y causar cansancio junto con dificultades de respiración, mucha rabia puede conducir a la depresión, etc. (según la Medicina Tradicional China, cada emoción está relacionada con un órgano: la pena con los pulmones, la rabia con el hígado, etc.).

 El masaje Tuina (del chino Tui: empujar y Na: apretar, amasar) es particularmente efectivo en casos de dolores musculares y de articulaciones. También es excelente para el tratamiento de trastornos relacionados con el estrés (insomnio, colón irritable, etc.). Además, estimula el sistema inmunológico, mejorando la salud en general: de esta forma, acompaña y facilita el proceso terapéutico de la persona.

Algunos ejemplos de síntomas y enfermedades tratados por el Tuina son: problemas de espalda, hombros, cuello, lumbalgia, ciática, contracturas musculares, epicondilitis (codo de tenista) y otras tendinitis, dolor de rodilla, muñeca y otras articulaciones, dolor de cabeza, cara (parálisis facial, neuralgia del trigémino), resfriado, estreñimiento, insomnio, bruxismo, depresión, etc.

Todos podemos recibir un masaje Tuina, desde los niños hasta los ancianos, salvo algunas excepciones (personas con enfermedades contagiosas, con heridas o fracturas) y respetando siempre ciertas precauciones (en caso de personas con problemas al corazón, de niños y de mujeres embarazadas).

 

Recibí mi primer masaje en 2007

 

Recibí mi primer masaje en 2007. En realidad fueron 4 masajes seguidos durante un mes, uno por semana, pues la terapeuta me había aconsejado venir a varias sesiones para poder realmente sentir el efecto profundo, duradero y sanador del masaje terapéutico.

Este mes fue maravilloso: retomé contacto conmigo misma, con mis emociones y mis sensaciones, sin tensión, sin miedo ni rechazo, renací más plena y viva. Hoy día sigo agradecida por este regalo que algún día decidí hacerme: simplemente recibir un masaje.

Fue después de esta experiencia cuando decidí empezar a estudiar Tuina en el Instituto de Cultura Oriental con el maestro chino Jian Hua Wang Chang (conocido como Kin).

Algunos meses antes de recibir mi primer masaje había empezado a practicar Aikido, otro elemento fundamental en la transformación de mi ser. Al igual que el masaje, el Aikido me permitió retomar contacto con mi cuerpo y la manera en que éste se expresa. Me enseñó a trabajar con la energía, la que se encuentra en todos nosotros y en el universo.

flor de loto

No podemos volver a la naturaleza, pues nunca nos hemos ido de ella. Sólo necesitamos un espacio donde recordar.
Y no existe espacio más simple y profundo para recuperar la memoria que el encuentro con el otro en el amor.

Daniel Taroppio.

 

La Reflexología Podal

 

manos haciendo terapias de reflexologia podal
Al igual que el Tuina, la Reflexología Podal pertenece a una tradición antigua. Practicada en distintas partes del mundo (China, Egipcio, India, etc.) desde hace miles de años, forma parte hoy en día de las llamadas Medicinas Alternativas y Complementarias.

Cómo funciona?

Según la Reflexología Podal, el cuerpo entero, con sus distintos órganos, glándulas y sistemas, se encuentra proyectado en el pie. Hablamos de zonas y puntos reflejos. Al ejercer una presión sobre estas zonas y puntos, mandamos información al cerebro, el cual a su vez transmite información al cuerpo. Así la Reflexología Podal opera a través del poder autocurativo del cuerpo.

Método de prevención, diagnóstico y curación

La Reflexología Podal es un método tanto de prevención, como de diagnóstico y curación. Prevención: mejora la circulación sanguínea y energética, estimula la función nerviosa, refuerza el sistema inmunológico y reestablece un equilibrio general de todo el organismo, contribuyendo a evitar dolencias futuras. Diagnóstico: al presionar la zona o punto reflejo de un órgano, glándula o sistema, el paciente puede experimentar dolor o sensibilidad, indicando al terapeuta qué órgano, glándula o sistema tiene deficiencia, alteración o bloqueo, lo cual puede provocar una enfermedad si no es tratado adecuadamente. Curación: el masaje de las zonas y puntos reflejos de los pies produce una activación, la que se traduce en una mayor irrigación sanguínea y energética, aumentando el transporte de un conjunto de sustancias nutritivas y contribuyendo a la eliminación de las toxinas del organismo.

Sanar sin dañar

La Reflexología Podal actúa no solamente a nivel físico, sino que también a nivel psíquico y emocional, relajando al paciente y disminuyendo el estrés. Es un tratamiento no violento, que cumple con el famoso mandato hipocrático: “Sanar sin dañar”, y muy simple, pues para realizarlo el terapeuta no necesita nada más que sus manos y… mucho amor.

Del Tuina a la Reflexología Podal

Después de haber estudiado y practicado Tuina durante varios años, sentí la necesidad, o quizás más bien la curiosidad, de complementar mis conocimientos en salud y terapias naturales. Así fue cómo decidí estudiar la Reflexología Podal, muy parecida en su filosofía y en su práctica al masaje Tuina.

Hoy día combino la práctica del Aikido y el masaje Tuina, dos actividades muy complementarias, que me permiten vivir en armonía conmigo misma y con mi entorno.

 

Julie Montes
Terapeuta – Masaje Tuina – Reflexología

Celular: 97696 9279

Flickr









Tags









Map